Aprender a Pensar

Repensar la Educación

¡Cómo pasa el tiempo!

Es increíble lo que puede parecerse el tiempo a un chicle, y un chicle a un cerebro

Es increíble lo que puede parecerse el tiempo a un chicle, y un chicle a un cerebro

Hace mucho que iniciamos este paseo por el espinoso zoo de la filosofía, que tan mala y merecida fama tiene, pero el tiempo pasó así, sin darnos cuenta, como en un bolero,  y hasta ahora. Pero aprovechando el tema podemos hablar del mal tiempo que hace, y continuar esa conversación eterna con su portero que nunca se agota, o hablar del tiempo en relación con las clasificaciones que traíamos de la entrada anterior. Porque, ¿por dónde cortar el tiempo humano, o la propia vida?

No pretendo hacer un tratado del buen suicidio ni nada parecido, sino que les invito a pensar en las clasificaciones temporales que hacemos al volver sobre nuestra propia experiencia: “en esa época yo era muy“…Pero, ¿qué es una época? Solemos dividir nuestra existencia en periodos de tiempo flexibles, según dónde vivíamos, qué edad teníamos, o, lo más común, en relación con algún hito importante: antes de que naciera X o cuando empecé en ese trabajo…en este sentido, nos quedaríamos seguramente con la definición aristotélica del tiempo como “la medida del movimiento”, con todo lo enigmática que pueda parecer. Sabemos que pasa el tiempo porque las cosas cambian. Y cuando algo o alguien no cambia (no “se mueve” en ninguna dirección) decimos: “por ti no ha pasado el tiempo”. Claro que ese tiempo que vivimos y el tiempo que medimos muchas veces no tienen nada que ver, y por eso a Bergson le gusta distinguir, en su perfecto francés, entre el tiempo y la duración, siendo el primero el tiempo espacializado de las matemáticas, que se divide hasta el infinito y es lineal, y la segunda el tiempo real vivido, que se estira y se estrecha según la experiencia, desordena los recuerdos e incluso los superpone.

Harina de otro costal es la historia, porque, ¿en qué se basan los historiadores para cortar entre edades?

Pues a mí se me ha hecho largo este tiempo sin pasar por aquí. Aunque, tal y como leí una vez en algún sitio, “con el paso del tiempo uno le da más importancia al tiempo que hace que al tiempo que pasa”.



escrito el 15 de Enero de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar